martes, 11 de abril de 2017

La odisea inmobiliaria de los estudiantes.


Hoy escribo como estudiante indignada. Una estudiante que, como miles, busca piso para compartir con sus compañeros o amigos. 

La búsqueda de lo que será tu hogar durante un curso como mínimo, no es nada fácil. Sabes que debe ser económico, pero sabes que por algo extremadamente barato el piso será una ruina que se cae a cachos y tendrás que ir llamando al casero para que te arregle una cosa y otra (si te lo arreglan). Sabes que con el frío que llega a hacer en esta ciudad debe tener calefacción, pero ¿qué calefacción? Si es central el piso será caro, si es a gas puedes esperar cualquier cosa al esperar la factura, si es eléctrica más te vale tener más dinero que pagando un piso de calefacción central y todo reformado, y si es calefacción con no se qué tarifa nocturna o con baterías de no se qué ¿alguien entiende qué es eso? y... ¿calefacción a carbón? ¿alguien sigue usando eso? 



Luego las condiciones en las que se encuentra el piso, para empezar las camas... vale que seamos estudiantes, pero ¿de verdad creen que podemos descansar en condiciones en unas camas de menos de 90 cm, de las que salen bultos por todas partes y que en cuanto le damos la vuelta al colchón tiene una mega mancha sospechosa? Ya ni hablemos de las almohadas, porque he tenido que traerme las mías de mi casa...


Pero.. ¿qué me decís de esos mal llamados "escritorios"? ¿Quién llegó a la conclusión de que dos caballetes y una tabla serian aptos para miles de horas diarias de estudio y trabajo de un estudiante? Tengo la duda de si esos pobres caseros llegaron a estudiar en esas circunstancias... Sí, quien quiere estudiar lo hace en cualquier sitio, pero está demostrado que se rinde mucho mejor en unas condiciones optimas. Ya sabéis, temperatura, postura, luz... 

Entiendo que hay quien vive de las rentas pero hay cambios que son realmente necesarios, los inquilinos estamos pagando por un piso en condiciones para pasar la época de universidad y lo mínimo que merecemos es tener un piso con una cama medianamente buena para descansar, un escritorio donde trabajar que no corra peligro de desmoronarse, unos muebles que no sean tan antiguos que los clavos ya hayan dado de sí la madera, unos armarios que no se caigan a cachos... 

Sí, quizás algunos han tenido la mala suerte de tener malos inquilinos que les han destrozado el piso, o quizá han conocido a alguien a quien le haya pasado. Pero no todos los estudiantes somos unos niñatos de papá y mamá que les da igual destrozar y pagar, porque no son conscientes de lo que se esfuerzan sus padres todos los meses para poder pagar una hipoteca, todas las facturas, el colegio si hay hijos pequeños y todos sus materiales y, encima, pagar otro piso, las facturas de ese otro piso y enviarnos dinero para vivir. Sí, yo me considero una estudiante responsable sobre dónde vivo y las condiciones en las que quiero vivir, y yo estoy CANSADA de encontrarme con pisos extremadamente caros para la chapuza que ofrecen y de las inmobiliarias que se quedan con todos los buenos pisos. 

domingo, 19 de marzo de 2017

Á M S T E R D A M

¡Por fin! Estaba deseosa de esta entrada... compartir con todos vosotros mi experiencia de mi viaje de fin de carrera, que finalmente lo hice en la mejor compañía posible 💓

Bien, en primer lugar deciros que el vuelo lo encontré en El Viajero Fisgón y volamos con la compañía KLM Royal Dutch Airlines. La verdad que fuimos muy cómodos, incluía en la ida la comida y más tarde un café (o la bebida que elijas) con un pastelito, y en la vuelta también una bebida con un bocadillo de desayuno, y más tarde el pastelito con la bebida que quisieras. El  












La ciudad es preciosa, tiene, además de sus lugares más emblemáticos, rincones que realmente enamoran. Ciudad con más de 160 canales como he podido informarme, ¡más que Venecia! La verdad que parece grande, pero vas tan distraído y atento a la vez a todo que en poco tiempo te recorres sus maravillosas calles... Tranquilamente durante una semana hemos podido recorrer caminando más de 15 km al día. 

También es verdad que antes de emprender nuestro viaje, ya había planeado un poco nuestro día a día. Pero es imposible planearlo todo al 100%, al fin y al cabo no dejaba de ser una aventura para nosotros. Ni maleta ni nada, de mochileros. 😁

Empezaremos por lugares emblemáticos que no pueden faltar (aunque quizás yo misma me deje alguno...):

Está claro que aquí será lo segundo que pisaréis si vais a Ámsterdam, Amsterdam Centraal. La estación más completa que tanto a Javier como a mi se nos ha ocurrido. Tiene miles de lineas de tren, metro, bus, ferry y tranvía. 



Otro lugar que para mi es fundamental es Begijnhof. Al entrar sientes que es un lugar reservado a los vecinos, pero es abierto al público. De verdad que es precioso, el jardín está rodeado de preciosas casas y ahí se encuentra la Housten Huis (la casa más antigua de Ámsterdam) con su preciosa fachada de madera oscura. 



Al igual que en el resto de la ciudad, ves las casas prácticamente por hasta por dentro, y sus habitantes en su vida cotidiana. 

 Justo en el centro de ese rincón de paz dentro la caótica ciudad, está la "English Reformed Church". 






El mercado de las flores, es muy largo. Sentiréis que venden lo mismo, pero si queréis comprar un recuerdo es el lugar perfecto. Pero aviso, no compréis en la primera tienda que veáis, id entrando a todas las tiendas si hace falta, aunque tengáis que ir y volver. La diferencia de precios puede sorprender...
Además, son dignos de ver cada uno de sus puestos.






En el mismo corazón de la ciudad, nos situamos en las calles del denominado "Red Lights District". Creo que no hace falta explicar por qué se llama así. Como supongo que sabéis, en Ámsterdam la prostitución es legal, pero no solo eso, sino que además se ha vuelto algo tan turístico e incluso más que sus iglesias, sus canales, sus mercados, parques o plazas. A cualquier hora del día, vas caminando por estas calles y hay una serie de vitrinas en las que te puedes encontrar mujeres de todas las tallas y estilo que te puedas imaginar, a tal punto que si ves un farolillo lila, es transexual. La verdad que me lo he pasado genial, y no, no hemos sucumbido a sus llamadas y toques en el cristal para que te acerques y entres en sus cuartos. Se hace divertido porque además de que te llaman y te hacen señas, es algo fuera de lo común para nosotros y lo más normal del mundo para los residentes. 

Aviso importantísimo, vital si no queréis meteros en problemas, no se les permite grabar ni hacer fotos. Las fotos que he hecho, como veis no se ve ninguna chica y son en puntos en los que todo el mundo se hace fotos. Pero las chicas  no pueden salir bajo ninguna circunstancia.

Este barrio, tiene algo que quizás os sorprenderá y es que en el centro mismo tiene una iglesia "the Oude Church".

Imagen extraída de Wikipedia del usuario: Romeo Reidl









Dam Square. Sin palabras.

Teneis el Palacio Real, que es tan impresionante por delante que por detrás; también el Monumento Nacional; el Madame Tussaud el museo de cera, así que si vais caminando y véis en un escaparate a Madonna... en teoría es su figura de cera.




Iglesia de San Nicolás, justo frente a la estación central. Si queréis una foto estando a salvo, mejor hacerla desde las escaleras de enfrente... entre los buses, los tranvías y las miles de bicicletas peligró mi vida para poder estar delante.


No os creáis que el "Amsterdam sign" está en el centro... ¡error! Está a más o menos unos 3 km de la estación central.  Pasaréis por un camino que cruza el edificio del Rijksmuseum justo por el medio para llegar directamente a él. No, no he sido de las valientes que se han atrevido a subirse, era un día lluvioso y tenia miedo a caerme o hacerme daño. Esa precaución fue en vano, ese mismo día me torcí el tobillo y estuve coja y con el pie vendado durante toda la semana. Eso me recuerda otro aviso, si vuestra vida se resume a andar por los suelos... atentos, y mil ojos, a dónde pisáis. En Ámsterdam no solo las casas son irregulares...





Porque si yo decía que las calles de Salamanca son un peligro, las de Ámsterdam perfectas para acabar en muletas o acabar atropellado por una bicicleta, las aceras son muy estrechas, los adoquines irregulares, con varias alturas y por si eso no fuera poco, las bicicletas van por donde deciden que es su camino, a velocidad de autovía. 


De hablar de calles en tierra "firme" por decir algo, os recomiendo muchísimo un viajecillo en ferry al otro lado de la ciudad. Yo me hospedé en un apartamento en Amsterdam Noord, situado en Buikslotermeerplein, una especie de centro comercial abierto. 
Al principio pensamos que estaba céntrico, luego al tenerlo reservado nos dimos cuenta de que realmente no tanto y nos dio un poco de miedo y que tendríamos que utilizar el autobús todos los días, pero no fue así. 
Os diré que el viaje en ferry es totalmente gratuito: esperas, cuando llega te subes y va al otro lado. Nadie te pide nada. Suben a él peatones, bicicletas y vehículos de dos o tres ruedas.







En el otro lado de Ámsterdam os encontraréis una zona un poco más residencial, más tranquila, apartados de los miles de turistas y con rincones con mucho encanto. 

Meeuwenlaan 21


Buikslotermeerdijk


Grote Die


Nieuwendammerdijk 




Stichting Dock

Purmerweg



Schellingwouderbreek


Si estáis por esa zona... recomiendo para comer el Kiplekker de beste, sin duda. 
En general, en Ámsterdam, debe irse con bastante dinero si se quiere comer bien yendo a restaurantes. Pero en este restaurante se come genial y de verdad que resulta económico. El pollo está muy bueno por cierto, y además es muy, muy, muy barato por si no ha quedado claro (entre Javi y yo pagamos un TOTAL de 11,90 €, plato único y bebida)



Pero si el plan es como el nuestro, sobrevivir una semana con poco más de 150€... O vais al super, para hacer comida rica y saludable en casa o bien "tirar" de comida rápida que en Ámsterdam la encontraréis en abundancia. Empezando por la cadena de comida "FEBO", de donde recomiendo las salchichas con salsa de curry y mayonesa o bien las croquetas de sus máquinas que a día de hoy cuestan 1,80€ (con una croqueta comes, con dos ya ruedas).


Pero la mejor hamburguesa que he comido en mi vida, sin duda alguna. Que los 11 euros y pico que me costó con la bebida valió la pena, fue en Coffeehouse HighTime. ¿La prueba? Aquí la dejo (aunque el sabor solo se podrá apreciar si me hacéis caso):




También hicimos el tour del campo del Ajax, cuesta 16€ (si eres estudiante tienes un descuento del 10% y se queda en 14€ + el 10% en FEBO boulevard y en la tienda oficial del estadio donde termina el tour) y es un campo realmente impresionante. El tour hace únicamente en inglés o alemán.




 




















Finalmente, sí, no se puede hablar de Ámsterdam sin hablar de los coffeeshops. Avisar que en muchos no se puede beber alcohol ni fumar tabaco. Pero es que Javi y yo nos encontramos en uno que vendían pero no podías fumar ni siquiera lo que te han vendido en su local. Así que antes de comprar, recomiendo asegurarse de que podéis fumarlo en el local. Sobretodo porque fumar marihuana por la calle está, según dicen, prohibido, aunque tampoco vayáis paranoicos porque todo el mundo fuma por la calle, y nadie se sorprende, jóvenes y gente mayor. Lo venden por gramo y ya hechos ("pre rolled joints" veréis en la carta). 

Sí, en cuestión e coffeeshops íbamos preparados pero los que son considerados los mejores, son los menos turísticos y suelen ser pequeños, sin terraza y en pequeñas callejuelas. La verdad que uno que nos habían recomendado más grande es mi habitación de estudiante, para entendernos. 

A parte de esa birria de "coffeeshop" en el que acabamos comprando la primera vez, decidimos no jugárnosla e ir a Bulldog. Fuimos primero al The Bulldog Rock Shop cerca de la estación central, tiene una pequeña terraza. El ambiente es el mejor, te atienden muy bien y de un buen rollo que no paras de reír y no precisamente por el material. Para acompañar, un chocolate caliente con crema por encima, vamos, un suizo de toda la vida. 








Nuestro último día en Ámsterdam decidimos ir al emblemático The Bulldog The First. Estaba abarrotado de gente, las consumiciones son  en la barra del fondo pero para la marihuana y derivados al entrar a la derecha hay unas escaleras, muy empinadas por cierto, que hay que bajar y allí abajo hay más asientos pero probablemente también estará lleno. 




Espero que os haya gustado, y os haya ayudado un poco si estáis planeando visitar la ciudad. También visitamos Utrecht que es también muy bonito pero como siga extendiéndome más... Solo decir que ida y vuelta de Ámsterdam a Utrecht es de 16€... ¡NO DIGO MÁS!

De momento creo que lo principal lo he dicho. Si tenéis alguna recomendación por vuestra parte, la tendré en cuenta para la próxima vez que vaya 😜😜

Un beso y buenas noches 💗